Control de la miopía

En Europa alrededor del 25% de la población es miope. En Asia llega hasta el 41% y en Australia la incidencia de miopes de más de -0,50 dioptrias llega al 70%. Esto quiere decir que un cuarto de la población adulta y el 80% de los niños en edad escolar de países occidentales tiene miopía.

Control de la miopía Ricardo Caro

Cuáles son las causas de la miopía

Muchas causas son las que pueden originar la miopía, vamos a resumirlas en dos grupos:

  • Debido a factores ambientales, y al esfuerzo en visión próxima, por causa de un uso continuo de la acomodación, y de los músculos extraoculares traduciéndose en un estiramiento de la parte posterior de la esclerótica.
  • O por una emetropización de cerca, independiente de la acomodación, haciendo que la longitud axial del ojo sea compatible con la potencia necesaria para poder enfocar objetos próximos sin esfuerzo.


Y los que opinan que su origen es genético o fisiológico.

Cómo controlar la miopía

Ortoqueratología

La ortoqueratología consiste en una técnica altamente especializada mediante lentes de contacto permeables de geometría inversa, usadas mientras se duerme, para reducir la miopía hasta -10,00 dioptrías, la hipermetropía, junto con el astigmatismo corneal, la presbicia y en pacientes post lasik. 

Lentes oftálmicas MiYOSMART

MiYOSMART, es un tratamiento no-invasivo, seguro y efectivo.

Es una solución fácil de usar para el manejo de la miopía en niños. Reduce la progresión de la miopía en un 59%.

¿Qué es la miopía?

Podemos decir entonces que, es un defecto de refracción, que nos permite ver bien de cerca y mal de lejos, entornando los ojos para tratar de mejorarlo. Puede ser progresiva, y una vez aparece es más difícil su control, por lo que nuestro consejo radica en que, debería existir también un tratamiento preventivo para intentar evitar en lo posible su aparición. En las miopías ocupacionales uno de los primeros síntomas, es el desenfoque temporal en visión lejana, que viene determinado por el paso de visón próxima a lejana, siendo la distancia en visión próxima demasiado corta. La miopía no está aún estructurada y es el momento de aplicar una terapia visual y postural. El paciente con miopía se acerca mucho al ver la TV, el ordenador o la pizarra. Al escribir, leer o realizar cualquier tarea de cerca, lo hace a una distancia muy próxima, permaneciendo mucho tiempo en esta posición sobre todo si la miopía es baja. El futuro miope y el miope, leen en cualquier lugar, tumbados en el suelo, en la cama, y con cualquier intensidad luminosa, y prácticamente sin presentar síntomas de fatiga.

Esta actitud hace que se transformen en especialistas en visión próxima, pagando el precio de la aparición o el aumento de la miopía. Riden perfectamente en distancias cortas y en las peores condiciones medio ambientales, por lo que suelen estar considerados como buenos lectores y su rendimiento escolar y laboral es bueno. En los primeros estadios del desarrollo del futuro miope, y tras observar lo explicado sobre la distancia y el tiempo que emplean en la lectura, hay una situación crítica que te puede hacer saber que tu organismo está adaptándose a ese estrés en visión próxima y por lo tanto generando una adaptación miópica. Y es, la sensación de que al pasar la mirada del texto de lectura a la pizarra o al intentar focalizar algo de lejos, no lo podrás hacer de inmediato como hacías anteriormente y te costará unos segundos ver claro. Esta es una señal de aviso para que acudas al optometrista, y así conseguir que esa posible miopía no se estructure y se desarrolle. Puedes tener también dolores de cabeza o fatiga visual.

 

Tipos de Miopía

 
  • Pseudomiopía, es el principio de todo, ocurre cuando el paciente se queja de que al pasar de cerca a lejos ve borroso durante unos instantes para después aclarar la imagen lejana. Aún no se es miope y la TERAPIA VISUAL es de suma importancia.
  • Miopía congénita, sobre todo en niños prematuros o con bajo peso, pueden llegar hasta las 8 o 10 dioptrías, lógicamente está presente en la etapa escolar del niño, no suele tener unos valores bajos, y suele aumentar con los años.
  • Miopía escolar o adquirida (simple), este tipo de miopía puede aparecer en dos etapas distintas de la vida, la primera es a partir de los 6 años a los 12 años y suele ser baja de -0,50 o -1,00 en sus comienzos. Dependiendo de como se trate y de la terapia empleada se desarrollara en mayor cuantía, siendo fundamental la TERAPIA VISUAL, la higiene postural y ambiental y la utilización de las lentes de contacto de uso nocturno, para su retención mediante la ORTOQUERATOLOGÍA,  las LENTES DE CONTACTO BLANDAS DE CONTROL MIÓPICO y las lentes OFTÁLMICAS  MiYOSMART . La segunda etapa es a partir de la adolescencia 16 a 20 años, y suele ser de baja cuantía como la anterior. El procedimiento para tratarla es igual a la anterior, ORTOQUERATOLOGIA, LENTES DE CONTACTO BLANDAS DE CONTROL MIÓPICO, LENTES OFTÁLMICAS MiYOSMART, TERAPIA VISUAL, y la fundamental higiene postural y ambiental.
  • Miopía magna, el valor refractivo es superior a -6,00 dioptrías.
  • Miopía patológica, son miopías de 6 o más dioptrías  elevadas, y que suelen ir acompañadas de complicaciones como el glaucoma, las maculopátias, cataratas, desprendimiento de retina, de vítreo, etc.
  • Miopía nocturna, al mirar a un objeto lejano en condiciones de baja iluminación, si se produce un desajuste acomodativo, será difícil focalizar y consiguientemente ver con detalle. Este desajuste que no permite ver con detalle de lejos, exclusivamente en condiciones de iluminación baja, se puede solucionar fácilmente con la TERAPIA VISUAL. Estos desajustes pueden ser debidas a pequeñas miopías de -0,50 dioptrías. Con unas consecuencias de disminución de la agudeza visual de un 15% durante la noche, que perjudican a la capacidad de conducción y ponernos en peligro.
 

Cómo podemos controlar la miopía:

Existen varios métodos para su control, que frenan su avance, y hacen que su progresión sea más lenta ó incluso nula.